RAFAEL PEREZ ABOGADOS, especialistas en Derecho Penal, asume la defensa de varios imputados en el procedimiento judicial originado cuyo titular se adjunta.

Ciudad Real
Cae la «Sombra del Moroso» por cobrar deudas con agresiones y amenazas
DIEGO MURILLO / CIUDAD real
Día 19/03/2013
La Guardia Civil de Ciudad Real detiene a 21 personas y se esclaercen 72 hechos

M. CIEZA

El subdelegado del Gobierno junto al responsable de la Guardia Civil, durante la presentación de la operación

La Guardia Civil de Ciudad Real ha detenido a 21 personas de una banda organizada que se dedicaba al cobro de deudas mediante agresiones, amenazas y coacciones, por lo que se ha conseguido esclarecer 72 hechos delictivos en las provincias de Ciudad Real, Toledo, Jaén, Cuenca, Madrid y Zaragoza.

Según dio a conocer ayer el subdelegado del Gobierno de Ciudad Real, Fernando Rodrigo, este grupo actuaba a través de la empresa conocida como La Sombra de Moroso, con sede en Ciudad Real, desde noviembre de 2011 y ejercía su actividad por toda la geografía española.

El organigrama de la compañía, que era una tapadera de la empresa Peninsular de Gestión y Servicios Financieros con domicilio fiscal en Madrid, se estructuraba en tres grupos: tres socios capitalistas, comerciales y cobradores, que eran los encargados de «amedrentar a los deudores de los clientes» que, según Rodrigo, también «eran estafados».

Los requerimientos de pago consistía en persecuciones, intimidaciones, amenazas, vejaciones y agresiones físicas al deudor e incluso «a algún miembro de sus familias», explicó

Los dirigentes, y una secretaria, ejercían el control de toda la organización mientras que los comerciales se encargaban de captar a los clientes a los que se les prometía el cobro rápido de las deudas a cambios de una comisión.

El cabecilla de la organización, J.F.D.M., de Alcázar de San Juan, conocido como «Paco el del Mercedes», falsificaba documentos de identidad y el CIF de las empresas para expedir justificantes de cobro a los deudores que habían saldado su deuda.

Por su parte, los cobradores, la mayoría con antecedentes penales, eran personas de gran corpulencia y con habilidades en artes marciales que se encargaban de cobrar las deudas.

Si no lograban su propósito, hacían más frecuentes sus visitas y aumentaban el nivel de violencia.

Tras tres denuncias registradas en la capital ciudadrealeña, la Guardia Civil procedió a un registro en el que detuvo a dos de los tres socios: F.M.C.T, de 36 años y vecino de Daimiel, y a J.M.M.P, de 39 años de edad y vecino de Urda (Toledo) por presuntos autores de los delitos de pertenencia a organización criminal, extorsión, amenazas, estafa, daños, falsedad documental y usurpación de estado civil.

Asimismo se procedió a la detención 7 personas más, que actuaban como comerciales y que eran vecinos de distintas localidades de la provincia y que están acusados como presuntos autores de un delito de pertenencia a organización criminal.

Por último, se detuvo a los 11 cobradores, tres de ellos de nacionalidad colombiana, brasileña y ecuatoriana, y el resto españoles vecinos de la provincia de Ciudad Real, a los que se les acusa de delitos de pertenencia a organización criminal y extorsión.

Con esta operación, denominada Ultimatum, se ha conseguido esclarecer 72 hechos delictivos de las provincias de Ciudad Real (48), Toledo (9), Jaén (3), Cuenca (2), Madrid (1) y Zaragoza (9).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *